• Twitter
    • Facebook
    • Google+
    • YouTube

    Edificio Palacial

    A partir de finales del siglo IV d.C. la vida del asentamiento parece trasladarse hacia el sector norte donde, en época tardorromana, se construyó un gran edificio civil de representación: el edificio palacial. Este imponente edificio destaca por su poderosa arquitectura, su sólida construcción y por la espléndida decoración marmórea que tuvo en origen. El diseño arquitectónico de este edificio ilustra perfectamente la compleja escenificación del poder de los grandes propietarios tardorromanos que emulaban el boato propio de la corte imperial. La dignidad y posición social de su propietario se puso de manifiesto no sólo a través de la monumental arquitectura del complejo sino, también, por la excepcional decoración marmórea del interior de cada uno de sus ambientes. Desgraciadamente, la intensa ocupación que tuvo este edificio palacial durante épocas posteriores ha propiciado la desaparición de los elementos decorativos que lo adornaron. No obstante, una buena muestra de la importancia de la decoración son las columnas hoy visibles y que constituyen sólo una parte de las que se emplearon en origen; extraídas de las canteras de Afyon, en el interior de Anatolia. Estas columnas se suman a las más de cuarenta variedades de marmora que, procedentes de las más importantes canteras del Mediterráneo (Anatolia, Egipto, Grecia, Tunicia, Península Ibérica), fueron llevados hasta este lugar para decorar el edificio palacial.

    Tras su primer uso civil, parte del edificio tardorromano fue transformado durante el periodo visigodo en una iglesia de la que conocemos algunos elementos escultóricos de su decoración y la amplia necrópolis (más de un centenar de tumbas) creada a su alrededor. El espacio que había ocupado el edificio palacial romano se mantuvo en uso también en época islámica, fase a la que es posible vincular decenas de silos, un pozo de agua y diversas estructuras de una edificación difíciles de definir desde el punto de vista arquitectónico y funcional. Durante época medieval cristiana se advierte una nueva actividad constructiva sobre parte del antiguo edificio palacial con la instalación de la iglesia de Santa María en torno a la cual surgió una nueva necrópolis a la que es posible vincular más de medio centenar de tumbas. Ya en época moderna, y según consta en las Relaciones Topográficas de los pueblos de España realizadas bajo el mandato de Felipe II, la construcción tardorromana todavía era lo suficientemente sólida como para acoger una pequeña ermita, la de Santa María de Abajo, que se mantuvo en pie hasta inicios del siglo XX.

    ¿Quieres visitarnos?

    Contacta con nosotros si tienes cualquier duda o si quieres organizar bien el viaje.

    Suscripción Newsletter

    ×

    Register now


    I'm a small Introtext for the Register Module, I can be set in the Backend of the Joomla WS-Register Module.



      or   Login
    ×